PREFERIRÍA NO HACERLO| El Frente Nacional Socialista Medieval e Inquisitorial por la Familia

Por Alejandro Ortega Neri

El día de ayer la historia reciente de Zacatecas nos regaló una de sus estampas más terroríficas como patéticas posibles: un grupo de fanáticos religiosos y homofóbicos orando en círculo, al Ku Klux Klan style, en la explanada del congreso  del estado, el cual tomaron desde temprana hora para pedir a los diputados que no legalicen el matrimonio igualitario y atenten así contra su naturaleza, como Dios la creó.

La acción hubiera quedado en algo criticable, risible si quieren, si no hubiera tenido efecto, pero lamentablemente lo tuvo, pues mediante encarar al Secretario General del Congreso Le Roy Barragán, el mismo que vestía y calzaba como San José en su campaña, y a otros diputados, el grupo que se dice activista logró que la discusión se aplazara y no solamente eso, sino que según lo dicho, se pondrá a consulta popular, aun y cuando sabemos de sobra que los derechos no se someten a consulta.

Los diputados dieron a torcer su mano, igual que como lo han hecho los de las legislaturas pasadas también, que siempre  han aplazado la discusión excluyendo y discriminando ya desde ese momento a ese sector de la población que no piden otra cosa más que se les respeten sus derechos.

 El ataque del Frente Nacional Socialista Medieval  e Inquisitorial por la Familia a los derechos humanos de toda la ciudadanía desveló varias cuestiones. Primero, que piensan y parece que aún viven en una sociedad teocrática donde se debe hacer lo que ellos digan o piensen basado en sus creencias. Segundo que los diputados ignoraron nuevamente al Estado Laico y se lo volvieron a pasar por el arco del triunfo, además sometiéndose a la presión de unos cuantos. Y tercero, que eso de luchar y abogar por los derechos de todos y la no discriminación es retórica pura, discurso ramplón, cuando deben legislar por el bien de todos sin importar creencias u orientación sexual.

Además, con el aplazamiento,perdieron la valiosa oportunidad de aportar algo serio a la sociedad Zacatecana después de ya casi un año de labor legislativa que se ha caracterizado por su medianía. Las acciones del Frente Nacional Socialista Medieval  e Inquisitorial por la Familia no sorprenden,sólo acentúan su intolerancia porque es ahí, en no permitir que “los desviados”,como decían ayer, tengan el derecho a formar una familia.

Porque por lo demás, ese amor que dicen expresar, por la vida y por la familia tradicional, también es un discurso vulgar, y más cuando las cifras negativas dejan mal paradas a las familias tradicionales. Esto no quiere decir que las familias conformadas por parejas homosexuales vayan a ser las más virtuosas, en sí la familia es quizá la institución más compleja, pero tampoco lo sabremos si se les continúan negando sus derechos.

La noción de familia tradicional o natural es ya un burdo anacronismo, así como las acciones y los discursos de este frente. En manos de los diputados de la 63 Legislatura está ahora pues decidir si Zacatecas permanece anclada y bajo el yugo de la inquisición o decide ponerse a la vanguardia. Por lo demás, ni Iris Aguirre ni Erick Neri, que no es nada mío, repito, no importan, y escribir sobre ellos, como dijera el Bartleby de Melville, “preferiría no hacerlo”.