PREFERIRÍA NO HACERLO| Continúa el circo del alcalde planchador

Por Alejandro Ortega Neri

Desde que inició la actual administración del gobierno del municipio de Guadalupe, a cargo del ex reportero de Televisa Julio César Chávez Padilla, éste se ha caracterizado por ser un circo infumable con montajes al estilo de la empresa televisiva donde se desempeñó y que,  al parecer, según se observa, será difícil que terminen.

Desde la campaña se notó que le gustaba el espectáculo, luego, a unos días de iniciada su administración salió con cámaras y todo a recoger la basura él mismo ante una crisis laboral, según dijo. Luego solicitó permiso para ausentarse por tiempo indefinido debido a problemas de salud, algo que no es cuestionable, lo que sí es que cuando regresó se enviaban mensajes a los celulares en los que se leía que el alcalde agradecía a Dios poder regresar para cumplirle a Guadalupe ¡Pfff!

Cuando nombraron a Guadalupe como Pueblo Mágico, él mismo reconoció que el municipio no poseía los requerimientos necesarios pero que “algo se movió” para que así sucediera. En días pasados también llegó al súmmum del ridículo cuando posteó en sus redes una imagen de él planchando su camisa.  Y la más nueva es que acaba de correr al Cronista de Guadalupe, Bernardo del Hoyo, quien según la Ley Orgánica de 2015, su cargo es vitalicio, pero que eso no importó al alcalde quien hasta para cobrarle lo pagado al historiador, le embargó su coche.

En una nota aparecida hoy en el periódico Imagen firmada por Alejandro Román, Bernardo del Hoyo relata que llegaron a su casa funcionarios en compañía de Policías Municipales para quitarle su coche a manera de embargo por lo que el cronista le debía al municipio, la cantidad, dice, de 390 mil pesos.

Igualmente contó que el personal a su cargo fue despedido o removido también y que a él se le  obligó a checar y no se le reconoció que tiene en el Ayuntamiento desde el año 2015 porque los registros donde constaba  fueron destruidos por el mismo Chávez Padilla.

Las aportaciones para la historia y la historiografía zacatecana que ha realizado Bernardo del Hoyo son de un valor incalculable. Un hombre que se ha dedicado al estudio del pasado con la pasión que jamás ningún político tendrá por su trabajo.

Es lamentable que la administración de Padilla juegue de una manera tan tramposa, si del Hoyo está protegido por la ley, esperemos que los tribunales sean justos, que de lo demás la misma historia se encargará de olvidarlo, porque quien no valora al estudioso del  pasado está condenado a ser borrado. Por lo que seguir escribiendo del acalde planchador, como dijera el Bartleby de Melville, “preferiría no hacerlo”.