ENTREVISTA| De los escritores nacidos en los 80, las mujeres son mejores: Jaime Mesa

Por Alejandro Ortega Neri

El escritor poblano Jaime Mesa realizó algunos años atrás un rastreo de los escritores nacidos en su generación, los 70, para conocer sobre lo que escribían desde sus propias geografías. El resultado arrojó lo que él llamó “La generación inexistente” que se caracterizaba sobretodo por la pluralidad, ya que ninguno se parecía a otro en cuanto a su estructura, temas, estilos hasta que algunos de ellos, como Julián Herbert, Antonio Ortuño y Emiliano Monge comenzaron a preocuparse por el tema mexicano,el acontecer social.

Hoy, por encargo de la editorial Selector, Mesa se ha dado a la tarea de antologar a la generación siguiente, la de los escritores nacidos en la década de los 80 que le tomó algunos meses de trabajo pero tan sólo unas pocas horas de rastreo y que podemos conocer en el libro Ruta 80 (Selector, 2019), una antología que reúne 10 cuentos además de 110 nombres de jóvenes escritores mexicanos nacidos en la década en cuestión.

Aprovechando su visita a Zacatecas para charlar de la aventura de leer con Luis Carlos Fuentes en el marco de los festejos del Día del Estudiante, conversé con Mesa sobre lo que caracteriza y diferencia a los ochenteros de la llamada “Generación inexistente” a la que él pertenece.

“Creo que son muchos en muy poco tiempo. Yo para agarrar a 110 autores de la generación inexistente me tardé un año en rastrearlos, y para localizar a 100 de la generación de los 80 me tardé dos horas en Facebook” dice impresionado el autor de Los predilectos, pues aparte de encontrarlos de manera rápida se dio cuenta de que ya casi todos tienen más de dos o tres libros publicados y han ganado premios más pronto que la generación anterior.

“Una de las características es que nosotros (los de los 70) empezamos a tener los libros importantes como a los 30 años o después, y ellos publicaron mucho más jóvenes. Se parece en cuanto a características de publicación a la generación de los 50 o los 60 pero tienen la constante con nosotros que no se parecen  entre ellos, tienen estilos desiguales todos,no hay ejercicio de ruptura y quizá hay una ejercicio de prolongación de las técnicas y las formas”

Al igual que muchos de los de la “inexistente”, los ochenteros, cuenta Mesa, están también tocando el tema de la violencia pero no como central, sino de fondo. No son políticos a diferencia de los de su generación, tampoco son experimentales, sino más bien se avocan a un realismo normal, costumbrista y en cuanto a sus técnicas de ruptura se puede considerar que son similares a los setenteros.   

“En lo que sí se separan de una manera abismal es en la incorporación natural de las mujeres. Estoy seguro que los diez mejores escritores de los 80 son mujeres. Fernanda Melchor, Valeria Luiselli, Brenda Lozano, Laia Jufresa, Verónica Gerber, por mencionar algunas.  Son mejores incluso en cuanto a medallas o premios y los logros de sus libros,  incluso que algunos de los autores de los 70”

Es una generación con mujeres que están causando un boom, considera el antologador. Y es que Fernanda Melchor ha dado un salto brutal, tanto que hoy con su novela Temporada de huracanes (PRH,2017) ha sido premiada en Alemania. “No puedo asegurar que es un clásico, pero si ya es un libro que está ahí. Ya entró al canon  de la tradición literaria mexicana”, algo que, según Mesa, pocos autores de los 70 habían logrado, al  menos no tan rápido.

“Las líderes son mujeres. Los otros van con un crecimiento más o menos normal, que no tiene muchas diferencias con los autores de los 70, se parecen mucho. Son autores de una misma mezcla: les interesa lo mismo, leen lo mismo, publican en los mismos lugares, con las excepciones de las mujeres” añade.

No es casual que haya pasado,explica el autor de La mujer inexistente,porque son herederas de una larga lucha feminista  que buscaba espacios en la literatura desde hace mucho tiempo. La lucha se potenció tanto que ahora la generación de los nacidos en los 80 es la primera que naturalmente  tiene un número más o menos igual de mujeres y hombres. “No es boom planeado sino natural que tenía que pasar, porque mucho tiempo las mujeres no tenían espacios y cuando se les da empiezan a ser mejores, con libros más potentes, esa es la visión general  de Ruta 80”.

Por el momento, el poblano ha observado una estabilidad formal, sin grandes diferencias o rupturas en esta generación joven. Sin embargo, aclara, que se podrá observar si habrá ruptura o no, en aproximadamente 10 años, pues los libros de estos narradores aún son obras jóvenes. Algunos van en su crecimiento normal, lento, dice, mientras que otras como Melchor o Luiselli han explotado ya exponencialmente.

La diferencia sustancial entre ambas generaciones quizá radica en los tiempos de publicación, porque mientras los de la “inexistente” tuvieron que tallar piedra y tocar puertas, y mientras la publicación llegaba, publicar en sus blogs,la generación de los ochenteros avanzó en esa característica a pasos agigantados.

El  por qué tiene muchos motivos según Mesa, y es que la generación de los 70 fue la primera que pudo publicar en las editoriales grandes sin tener que salir de su estado, además de que la mayoría publicó primeramente novelas, eso, considera el escritor, comercialmente abrió una puerta que hoy está beneficiando a los ochenteros, sumándole el boom de editoriales independientes que ha surgido y que sirve de plataformas para estos nuevos narradores.

Ruta 80, como se mencionó, reúne el nombre de 110 escritores mexicanos nacidos en los 80, aunque la antología sólo recoge 10 cuentos de algunos de ellos que brindan un panorama de su universo narrativo; los cuentistas son: Ave Barrera, Gabriel Rodríguez Liceaga, Franco Félix, Yussel Dardón, Aura Penélope Córdova, Érika Zepeda, James Nuño, Alejandro Vázquez Ortiz, Lola Ancira y Laura Baeza.  

Foto: Alejandro Ortega Neri