ENTREVISTA| La cobardía del movimiento gay mexicano tiene que ver con la música que escuchan: Wenceslao Bruciaga

Por Alejandro Ortega Neri

Punk, boxeador, melómano, periodista, escritor, gay-antigay, Wenceslao Bruciaga (Coahuila, 1977) es una de las voces más críticas y pensantes con respecto a la condición de los colectivos y los movimientos gay en México. Desde su columna “El Nuevo Orden”que se publica semanalmente en Milenio, Bruciaga sacude, mediante la ironía, el sarcasmo, las opiniones punzantes y certeras, la conciencia para pensar la escena gay más allá de clichés y estereotipos.

Autor de los libros Tu lagunero no vuelve más (Moho, 2000), Funerales de hombres raros (Jus, 2012) y Bareback juke-box (Moho, 2017), Wenceslao Bruciaga estuvo en Zacatecas para presentar la colección de columnasy ensayos Un amigo para la orgía del fin del mundo (Discos Cuchillo, 2016) en el marco del 14 Festival Cultural dela Diversidad Sexual, un evento que paulatinamente y con muchos obstáculos ha ido ganando espacio y reconocimiento.

En la mesa del rincón de la Casa del Artista, la céntrica cantina de Zacatecas famosa por sus caguamas y su ceviche de soya, entrevisté a Wenceslao Bruciaga antes de la presentación de su libro. Una charla que sorteó murmullos, choques de envases y música de GloriaTrevi justamente cuando hablábamos de los gustos musicales de la comunidad gayen México. El resultado, como siempre que el lagunero habla, fue divertido y provocador. Aquí la comparto.  

AON.- El día que inició el Festival de la Diversidad Sexual, los colectivos se manifestaron en el Congreso del Estado para pedir a los legisladores se modifique el código familiar para que ellos puedan tener los mismos derechos que todos. De acuerdo con tu experiencia y posicionamientos, ¿cuál crees que debería ser la prioridad en estos momentos de los colectivos o movimientos?

WB. Ahorita La respuesta la tengo clarísima y sé que es el VIH.  Recientemente se presentó un escenario de desabasto de retrovirales y creo que fue evidente cómo se pudo haber previsto pero justamente la obsesión por el matrimonio empezó a o pacar algo que era tan importante para los homosexuales. De pronto se dejó de hablar del VIH por estar concentrados en una institución conservadora como es el matrimonio entre personas del mismo sexo. Porque ni siquiera es el matrimonio para reinventarlo y proponer nuevas  formas, sino básicamente lo que exigen es la igualdad con lo que hacen los heterosexuales.

La prioridad ahorita, que ya está aquí a la vuelta de la esquina, es el VIH. Está en la agenda y sobre todo en la provincia, porque el desabasto ha sido en Ciudad Juárez, Tamaulipas y en Baja California,entonces creo que justamente este Festival de la Diversidad Sexual en Zacatecas se puede prestar a tocar el tema que creo no están tocando, cuando es muy probable que por la situación de desabasto, la provincia sea la más vulnerable

AON.- En tu más reciente columna decías que los homosexuales son los que tienen que levantar la voz siempre que sale el tema del VIH, pero es algo que concierne y afecta también a los heterosexuales…

WB.- Es importante porque también las mismas estadísticas- aunque ya sé que hoy  mucha gente  tiene otros datos- , pero los datos científicos y que no corresponden ni a ideologías, ni a partidos ni a nada, nos dicen que los homosexuales somos un grupo de alto riesgo porque cogemos un chingo, porque esa es la verdad. En efecto nosotros somos un grupo de mayor vulnerabilidad y creo que el matrimonio del mismo sexo, que está bien para quien lo quiera hacer,sí vino un poco a distorsionar esta idea. Creo que sí se tiene que volver a hablar de que somos un grupo de riesgo y que no importa que te cases, eso no es garantía.

AON.- Ahora que dices de “los otros datos”, estamos aún en una transición de gobierno y justo veía que Marcelo Ebrard instruía a los consulados de México a garantizar los matrimonio gay. ¿Cómo ves la política dela 4T con referencia a los colectivos y movimientos gay?

WB.- La 4T está haciendo algo muy interesante, pero eso también habla un poco del caos que está pasando al interior de la misma 4T.  Hasta donde tengo entendido, y es que la información corre de forma muy accidentada, el escenario de desabasto tuvo que ver con una propuesta de la 4T que era urgente y que llevaba en México discutiéndose desde hace tiempo, que era la idea de comprar antiretrovirales más baratos.México era de los países que los compraba más caros en todo el continente americano. Entiendo que mientras Brasil lo compra en 300 pesos, México lo paga en 4 mil. Esto se venía proponiendo desde hace tiempo atrás, con esta onda dela 4T de acabar con la corrupción, entró en buen momento, lo cual dejo ver que también había muchas activistas contra el VIH que estaban trabajando para las farmacéuticas. Por ese lado está bien. Acabar con la corrupción y que pueda haber más antiretrovirales genéricos para que más gente pueda entrar al tratamiento, eso me parece bien. 

Sin embargo cómo se maneja la información también creo que corresponde a este pedo de AMLO de que sí es muy conservador, y sí me parece que es homofóbico en muchas cosas. Lo que pasó hoy en Bellas Artes, que tira el rollo de que la Iglesia de la Luz pueda oficiar una misa en Bellas Artes es simbólico; es una religión que es homofóbica y entonces cómo le hace la 4T para que convivan estos que dicen que son liberales y emprenden una guerra contra los conservadores y de pronto hace esto. Porque en algún momento AMLO tuvo que estar enterado. Entonces creo que ahorita el reto de la 4T y de muchos gays que están militando en Morena, su chamba es ver cuál va a ser la postura de la 4T en cuanto a todos los derechos de la comunidad LGBTTTI. ¿Cómo van a dialogar con esos fenómenos como lo que pasó en Palacio de Bellas Artes?  Creo que ahí hay un riesgo de incertidumbre que no sabemos para dónde va a jalar pero que creo que el colectivo que está en Morena tiene un chingo de chamba que resolver, porque los mensajes que están mandando son muy confusos.

AON.- Vivimos en una etapa de corrección política, que por un lado puede ser patética pero por otro lado ¿crees que pueda dejar algunas cosas buenas para los colectivos y movimientos?

WB.- Creo que sí, mientras políticamente sí tengas la actitud de mentarle la madre a la autoridad, al Sistema, al Estado creo que sí pueden salir cosas buenas. El pedo con el activismo mexicano es que no están muy dispuestos a mentarle la madre al Sistema. Más bien al contrario, a veces me da la impresión que lo que busca la lucha es ser asimilados por el Sistema, no revelarse contra eso. Y eso a mí me desquicia porque justamente como diversidad sexual tenemos la ventaja de plantear nuevas políticas bajo nuestros propios términos. Y más bien como que buscan la aceptación, y eso se me hace como autodesprecio;  al final se saben culpables de no corresponder a las expectativas heterosexuales y tratan entonces como de apalearlo queriendo ser papás, ¡qué hueva! ¡Tan rico que es estar coge y coge todo el día! Y luego te azotas o te enamoras, peor. Te enculas, más bien.

AON.- Llevando la entrevista a terrenos musicales, pues sé que eres un melómano, en tu última novela (Bareback Juke-Box) atacabas los gustos musicales de los gays mexicanos. Me daba risa porque justo cuando la leía tenía como vecinos a unos y sabía su estado de ánimo de acuerdo a la música que ponían: Chabela Vargas, Gloria Trevi, Alejandra Guzmán…

WB.- He comenzado a construir una teoría que creo que tiene sentido–dice entre risas.  Este año es emblemático porque se cumplen 50 años de los movimientos de los disturbios de Stonewall en Nueva York que dieron origen a la marcha del orgullo gay de todo el mundo. Y este año en México se conmemorará también del Baile de los 41, ese famoso baile de 1901 en el que fue interrumpido por una redada en la que dieron con una casa donde había hombres vestidos de mujeres.  He comenzado a leer y muchos historiadores consideran que ese fue el Stonewall mexicano y creo que desde ahí nos arruinó la historia,porque el de Stonewall de Nueva York en muchos sentidos era proto punk, incluso el grupo este de los New York Dolls se inspiraron mucho en las imágenes que salieron de Stonewall para armar su banda, yeso te dice mucho, era muy underground.Y al final el baile de los 41 era un baile de aristócratas que se vestían de mujeres, entonces creo que de ahí viene mucho esta idea como del pop, aristócrata, farandulero. Eso escomo para entenderlo. Lo que sigo sin entender es por qué les gusta tanto. No entiendo cómo pueden de pronto, un movimiento como el #MeToo  u otros movimientos feministas que catalogaron a Thalía o Paulina Rubio como figuras que fomentan cierto sometimiento de las mujeres, fascinarles a los gays. Es súper contradictorio. Lo que les reivindica es la jotería. Y es algo nada más como un pretexto para chusquear y que las puedan imitar.  

Pero si le vas escarbado, digamos que en un plano más serio, si se me hace preocupante porque creo que la cobardía del movimiento gay mexicano tiene que ver con la música que escuchan.¿Cómo chingados vas a enfrentar a la homofobia a niveles gruesos si te la pasas escuchando a las Jeans? Parece música de kínder,no es música que corresponde a la realidad. Creo que les gusta esa música porque es una zona de confort, porque no los confronta con ellos mismos, no los pone a pensar.

AON.- Y hablando de música, ¿qué estás escuchando? ¿Hay música nueva que crees que valga la pena o no?

WB.- Sí hay música nueva que valga la pena. El año pasado descubrí un grupo muy bueno y que escribí sobre ellos, que se llama Idles, un grupo de hard core de Bristol, que son millenials. Están ensartadísimos en este pedo de que son machos pero se deconstruyen, son no binarios, que el hombre tiene que llorar, pero sí hacen un hard core bueno y se divierten. Yo creo que los millenials no se están divirtiendo, de todo se ofenden. Los Idles también se ofenden pero hacen hard core y eso meda esperanza.

También hay otro grupo, y esos no son millenials, que se llaman Pissed Jeans, buenísimos.  Esos son como más guarros, vienen como de las clases bajas de Los Ángeles y están haciendo un punk muy divertido. Y para poner un poco de polémica,  a mí sí me gusta el reggaetón (carcajadas). Hay que acercarse al reggaetón. Es que se me hace la venganza, ahora que están tan de moda el decolonialismo y estas teorías, creo el reggaetón es nuestra venganza latinoamericana al colonialismo español y sajón. Acabo de estar en un antro fresísima en San Francisco y lo único que ponían era reggaetón. Entonces era impresionante darles lecciones de cadera a los gringos.

Lo que hace esta morra Rosalía me gusta. Es feminista, es reggaetón, pero muy accesible, con mucho pop. Ya se hipsterizó y se volvió estandarte de un feminismo burgués, pero me gusta mucho lo que está haciendo Rosalía. Pero las bandas que te comenté al principio son a las que hay que ponerles atención.  

Wenceslao Bruciaga trabaja ya en un par de nuevas novelas, además de que se viene una reedición de Un amigo para la orgía del fin del mundo y un nuevo libro de crónicas sobre cómo han cambiado los sitios gays en la ciudad de México en los últimos 20 años y la influencia de la tecnología para estos cambios. Por su parte, una de las nuevas novelas, cuyo sello editorial es una sorpresa dice, será en la misma línea punkde Bareback Juke-Box en la que narrará qué pasaría si él adoptara un hijo. “Me gusta deconstruir los lugares comunes gays” finaliza. Por lo que sólo resta esperar.

Fotos: Alejandro Ortega Neri