PREFERIRÍA NO HACERLO| Más vale Yuridia que una feria de libros

Por Alejandro Ortega Neri

Sabes que a un gobierno le importa un reverendo y celestial pepino la cultura cuando destina un presupuesto mayor para una serie de conciertos de Conjunto Primavera, Yurida y Julión Álvarez que para su feria nacional del libro. No hay tos, las madrecitas mexicanas lo valen y por eso hay que festejarlas  con música norteña y de mujeres despechadas, los libros ¿qué?

Hace unos días, cuando se anunció con bombo y platillo que el DIF festejaría a las madres con tres conciertazos, se mencionó, casi muy quitados de la pena, que apenas se invirtieron 8 millones de pesos, casi nada. La Feria Nacional del Libro está en puerta y tiene la mala suerte de que comparte mayo  con otras festividades y por ende sabemos que su presupuesto no rebasará al de los conciertos. En las ediciones que van de esta administración, apenas ha rebasado los 4 millones, no creo que este año sea la excepción.

No tiene nada de malo que festejan a las “mamacitas” con Conjunto Primavera, Yuridia o Julión Álvarez. Seguro hay madres de familia que lo pasaron de lo lindo y eso es lo importante.Pero lo que sí es nocivo es que el Gobierno de Zacatecas no le ponga la misma efusividad a la bolsa para una festividad tan noble como una feria del libro,porque seguramente también hay madres que prefieren leer que asistir a un concierto masivo.

Ir a un baile como ir a una feria del libro son actividades tan sanas como urgentes para combatir el extrañamiento y el estrés de la vida cotidiana. Ambas, como eventos que regalan las instituciones para la ciudadanía merecen su máxima atención. Pero el hecho de que siempre sea el sector de la cultura quien salga perdiendo en cuanto a lo destinado, evidencia el estilo personal de gobernar de los poderes en turno, y en México nos hemos acostumbrados a que todo lo que suene a cultura, como decía Nietzsche, sea enemigo del Estado.

Aún no anuncian el programa de la Feria Nacional del Libro de Zacatecas, que este 2019 estará dedicada al poeta Roberto Cabral del Hoyo. Sabemos que dará inicio el próximo 25 de mayo pero  aún desconocemos, también, el presupuesto que se le asignó. Si llega al menos a la misma cantidad que se destinó para pagarle a Julión, Yuridia y el Conjunto Primavera me daré por bien servido, si no, seguiré preocupándome hasta que un evento cultural como la fiesta de libros reciba un trato parecido a un baile popular.

Y ya ni hablemos de la Feria Nacional de Zacatecas, la Fenaza, que además de continuar con el nefasto concurso de la reina, anuncian que para este año se invertirán, nada más y nada menos, que 80 millones de pesos. Creo que el Festival Cultural de Zacatecas ni en sus mejores años ha recibido tanta lana. Ni hablar. Pero escribir por ahora de este otro tema, como dijera el Bartleby de Melville, “preferiría no hacerlo”.