FCZ 2019| El barrio de Mexicapan vuelve a sus orígenes y se entrega a Mayahuel en la Fiesta del Pulque

Por Alejandro Ortega Neri

La cosmovisión mesoamericana creía que el maguey era una diosa que había bajado del cielo para compartir su amor con Quetzalcóatl. La llamaban Mayahuel, y la relacionaban con la tierra,la fertilidad y la alimentación. Era hermosa, creían.

Mayahuel escapó del cielo donde vivía bajo el cuidado de su abuela, uno de los demonios de la oscuridad que intentaba prohibir salir al sol, para irse a la tierra y brindarle a los antiguos habitantes de México los gozos de su planta mágica. Cuando fue descubierta por su cuidadora, enfurecida, ésta la rompió  en pedazos y entregó cada parte de su cuerpo a otras diosas para devorarlo.

 Sin embargo, Quetzalóatl, también convertido en rama, quedó intacto y reunió los huesos de su amada para enterrarlos y que naciera el “metl” o maguey, y que al raspar su tronco comenzó a fluir un dulce líquido el cual al fermentarse se convirtió en el “octli” (pulque), que despertaba la alegría en los hombres.

El barrio de Mexicapan, uno delos más antiguos de la ciudad  de Zacatecas en el que habitaron los primeros habitantes, haciendo honor al pasado y la mitología antigua, convocaron a la Fiesta del Pulque para rendirle honor a Mayahuel. Sin embargo, a diferencia del pasado, en el que solamente la bebida se consideró digna de la clase alta y sacedortes, ahora fue el pueblo quien disfrutó del sudor de la diosa porque a la clase alta que llegó en camionetas blancas no les gusta.

Así ha sido la historia del pulque, un ir y venir entre las clases que distinguen a México, primero siendo una bebida para la gente “importante”, luego para mecapaleros, carboneros y cargadores que son los realmente importantes. Y ahora en Zacatecas se volvió a degustar la bebida de la Diosa en tres sabores de curados que alegraron el mediodía del jueves santo: avena, frutos rojos, rompope y el natural, dedicado a paladares amargos.

Hay quien asegura que antes, aquí en Zacatecas se producía también mucho pulque. Ahora, los que conocen del negocio y el proceso, explican que se da muy poco porque los cultivadores del maguey lo dejan envejecer más para la extracción del agua miel, que se ha consolidado como una bebida para madrugadores en la ciudad.

Además, el que crece en las tierras áridas de Zacatecas es silvestre, y algunas de sus características varían, además de que no se le deja la edad óptima para convertirse en pulque,el cual requiere de 8 a 10 años para crearlo. Los aguamieleros de Hacienda Nueva del municipio de Morelos pudieran ser unos potenciales proveedores, pero se han decantado por el agua miel, que al contrario que el pulque, ha sido utilizado por los zacatecanos para menguar la resaca de las noches de fiesta.

Así es que aprovechando pues la perenne producción del Estado de México e Hidalgo, la Fiesta del Pulque del barrio de Mexicapan rindió homenaje y volvió a entregarse a los encantos de la diosa Mayahuel  para tener un alegre día en este Festival Cultural Zacatecas 2019.