PREFERIRÍA NO HACERLO | Zacatecas, al borde del colapso

Por Alejandro Ortega Neri

La ciudad de Zacatecas, está apunto de colapsar. Ya no cabe ni un camión de turistas más, y es literal, las calles son tan estrechas y hay tantos coches estacionados que los autobuses de líneas turísticas se están quedado atascados sin poder avanzar o retroceder.  Ha sido el pan de cada día de esta semana encalles aledañas al centro.

A Zacatecas la han vendido tanto,y Eduardo Yarto, el secretario de turismo se pasea tan sonriente por el centro,que no se están dando cuenta de los efectos negativos que pueda tener dicha sobre explotación. Si así continúa, con la ambición de “vender” a Zacatecas, como el mismo gobernador lo ha anunciado en los tianguis turísticos,seguramente nos iremos encaminando a pasos agigantados a adoptar el Síndrome de Venecia, como se le tituló a la campaña de turismofobia global que se acentuó en los últimos años.

No estoy en contra de que la ciudad sea visitada, yo soy un ferviente enamorado de Zacatecas y siempre la presumo a quienes no son de aquí, lo que me preocupa es el descontrol en cuanto a la estrategia  y a la voracidad de un turismo sin mesura.

Si Zacatecas ya carece de agua para abastecer a sus habitantes, en estos días la necesidad del líquido crece muchísimo más, tanto que el centro de la ciudad, donde están los hoteles que al parecer van a reventar, están contratando pipas. En las colonias cercanas mejor ya ni les cuento, los trabajadores de JIAPAZ no se dan abasto.

El Festival Cultural nació –en aquel entonces, Semana Cultural-, para el disfrute de los zacatecanos que no tenían la posibilidad de tomar vacaciones, pero como ahora al parecer todos andan  en Europa, de acuerdo a sus fotos en Notre Dame, las autoridades han orientado a brindárselo a los turistas, que son testigos de la hospitalidad zacatecana porque no solamente se les ceden asientos privilegiados en los conciertos, sino también toda el agua que necesiten, por lo que, como habitantes de esta ciudad, estos días nos queda olvidarnos de nuestros derechos porque ¡hay que ser hospitalarios muchachos!

El turismo es vital para Zacatecas, la derrama económica que según dicen los de turismo deja, es necesaria para detonar el capital local. Genera empleo y se proyecta a nivel mundial. Sí,se entiende. Pero también se olvidan de la contra parte para que funcione, de quienes ostentan el patrimonio cultural que venden, de la funcionalidad del mismo que sería imposible si los habitantes no los cuidaran ni los hicieran parte de sus dinámicas cotidianas. Se están olvidando de los zacatecanos, que tienen derecho a vivir sus ciudad, a estacionarse fuera de su casa, a mantener sus callejones limpios de orines, a llegar a descansar sin tanto obstáculo.

Ojalá se pongan a planear antes de que aparezcan los primeros síntomas del Síndrome de Venecia.