Millenium|La Obsesión del Oso

Por Rubén Valdez Zamarrón

En el escenario pareciera que está todo a favor de Luis Medina Lizalde o por lo menos así lo confía a quien gusta escucharlo, a pesar de las alianzas que ha iniciado con José Narro Céspedes, Alfredo Femat, Nicolás Castañeda sobre impulsar un candidato de unidad para la gubernatura en la confluencia de fuerzas que ganaron elecciones el año pasado llamada “Juntos Haremos Historia” con vista a detener a los Monreal y ganar a los opositores al régimen Pejista.

En realidad, pareciera que estaban funcionando bien las cosas pero resulta que José Narro quiere para él la gubernatura y eso no le gusta para nada a Luis Medina, por parte de Alfredo Femat no hay problema y los integrantes del Partido Encuentro Social, están más ocupados por lograr trabajo que reditúe en el registro del partido a nivel local porque lo han perdido a nivel nacional.

Con la presidencia del partido en sus allegados, Fernando Arteaga Gaytán actualmente, Luis Medina pensaba que teniendo los delegados distritales y miembros ante el Consejo Político Estatal ya la tiene de gane, máxime cuando el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador tiene, según las encuestas respectivas, más del 70 por ciento del gusto de los electores, de la ciudadanía que contesta a favor del Peje.

Las cosas han ido cambiando poco a poco, el panorama con el Presidente Andrés Manuel López se está modificando a partir de ambientes no controlados a los que puede asistir como la inauguración de un estadio de béisbol, luego se entiende la estrategia de Morena de abuchear a los gobernadores, buscan posicionar más la figura de la marca y con ello, en el caso de la revocación de mandato ya que se perseguía que el Peje apareciera en las boletas para ayudar precisamente, todo se perfila a que sería mejor el trabajo político electoral que a la figura del Mandatario Presidencial.

Quien puede lograr mejor papel, en la cuestión de tratar de ganar la candidatura a la gubernatra, sigue siendo José Narro Céspedes por parte de esta alianza que se ha logrado construir por su relación con el centro y por los recursos que maneja.

Evidentemente están los Monreal, que tienen estructura propia, que pueden utilizar recursos propios y que tienen más que ganas para volver a gobernar la entidad, a pesar de que tienen a muchos adversarios y enemigos, en su contra.

Luis Medina creció a la sombra de Ricardo Monreal, lo hizo presidente del PRD, lo convirtió en Diputado Federal, le construyó la llamada“Colina del Oso” que pomposamente quiso bautizar de esa manera. Medina quiere mostrarse como adversario de los Monreal, no le da.

Por mucho tiempo, seguramente más del 50 por ciento de su vida, ha sido cliente de la cafetería Acrópolis, todo mundo sabe que su oficina seguirá siendo un café y eso ha sido una campaña suya, en su contra, construida con su propio esfuerzo, no puede echarle la culpa a nadie.