DE LUNES TODO EL AÑO| Primer encuentro con Vernon Subutex al ritmo de rock por las esquinas de París

Por Alejandro Ortega Neri

París.- Alex Bleach, un rockero que emergió de los suburbios franceses ha muerto de una sobredosis en la tina de un hotel, una muerte a la Jim Morrison que significa una desgracia para sus fans pero en mayor sentido para Vernon Subutex, antiguo vendedor de discos, cincuentón, del que Bleach no era un simple amigo, sino quien le pagaba el alquiler, por lo que la muerte del rockero significa el inicio de la precariedad de Subutex quien ha cerrado la tienda ante el embate de la música digital y las nuevas tecnologías.

Sin trabajo, sin dinero, sin familia y techo, la vida de Subutex da un giro para caer en espiral por un sinfín de desgracias; reencontrarse con antiguos amigos que se han alejado de la vida del rock y que odiaron a Bleach, por envidia o por el ego del difunto; con antiguas clientas de su tienda con quien coquetea, con viejos ligues de quienes no soporta sus arranques. Tendrá que dormir en sofá camas, cuidar de perros ajenos,  recibir dinero de la madre de un viejo amigo, ser DJ de una fiesta con transexuales hasta terminar en la calle compartiendo banqueta con una regordeta acosada por una pandilla de neonazis. Sin embargo a Subutex le quedan aún unas filmaciones de una auto entrevista que se realizó Bleach, esto lo convertirá en el personaje más buscado en internet.

Es la primera entrega de la trilogía titulada precisamente VernonSubutex 1 de la escritora francesa Virginie Despentes, una narradora a quien la crítica del país galo ha señalado como una de las nuevas autoras a seguir,por su narrativa que rompe convencionalismos, que incomoda. Despentes tiene un pasado que ha utilizado para crear sus historias duras: se dedicó a la prostitución, fue doncella de compañía, vendedora de discos y crítica de cine porno, sin embargo, tras su primera novela publicada Fóllame ha saltado al estrellato de las letras.

En Vernon Subutex 1 (PRH , 2016), de acuerdo con Despentes, se toma como punto de partida el temor de la clase media francesa a perder su casa por falta de recursos. Pero, además, el acierto de Despentes es utilizar a un personaje cincuentón quien fue dueño de una tienda de discos, porque acentúa el temor dela clase media que rebasa los 50 años y además, con el elemento de los discos,toca también el cambio generacional y lo obsoleto que pueda quedar una vida y una dedicación, además de utilizar el rock como el soundtrack de los sueños rotos de una juventud.

En Vernon Subutex tenemos una ventana descarnada y brutal del cambio de un siglo a otro. Del cambio de vida de esos rebeldes que sucumbieron a la edad y las convenciones, de la extrema derecha que ha invadido Francia como ya ha dado cuenta también Houellebecq. No es una historia fácil, aparecen personajes por doquier, todos con historias a cuestas contadas a base de monólogos. A veces el libro se torna pesado, denso, pero el saber hacia dónde va la vida de Subutex hace que el lector no la suelte. Despentes ha creado una historia decadente al más puro estilo de la narrativa estadounidense y nos ha dicho que en esa ciudad que tan románticamente se nos muestra que es París, también hay ángeles caídos como Vernon Subutex que parece que lo sostiene en pie un amor por la música en la tragicomedia que es la vida. 

Es un inicio complicado pero bueno para esta trilogía. Estoy a días de leer el segundo tomo editado apenasen 2017 y en espera del tercero lanzado apenas este 2018. Ya les contaré.

Foto: Facebook de Virginie Despentes