ENTREVISTA| María Baranda, honrada por el López Velarde; aterrada por Paco Ignacio Taibo II

Por Alejandro Ortega Neri

Las poetas y la poesía emanada de su mente y puño están de plácemes. Apenas hace más de una semana la escritora uruguaya Ida Vitale recibió en Guadalajara el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances y recibirá también el Cervantes, mientras que en Zacatecas el Premio Internacional de Poesía Ramón López Velarde este año es para la mexicana María Baranda, nacida en la ciudad de México en 1962.

A ambas, además de unirles la creación poética, las une la admiración por el bate jerezano Ramón López Velarde, una figura imprescindible en su carrera, pero el que las mujeres estén ganando los galardones habla de un cambio, opina Baranda: “Yo creo que algo está diciendo que las mujeres ganemos los premios. Es un cambio de época,esperemos que sí. Un cambio en la lectura y en la época. Para mí es muy halagador este premio, López Velarde es un poeta importante, importante para mí, importante para México. Es el primer poeta realmente moderno en el siglo XX, el que como te abre hacia lo que vendrá, la nueva tradición” opina.

Si para Vitale, Ramón López Velarde fue “el producto más noble de México”, para Baranda es un maestro, en todos los sentidos: “él nos enseñó  a decir aquí, este mi lugar, es mi sitio y es el universo y creo que quien mejor entendió a lección de López Velarde es Juan Rulfo.”

¿También hay algo de Rulfo en su poesía? Le pregunto, sobre todo por la recreación de los paisajes y la naturaleza en poemarios como Yegua nocturna corriendo en un prado de luz absoluta (2013): “Espero que haya algo de Juan Rulfo. Todos ellos son mis padres tutelares, a quienes yo he leído, por quienes he pasado y yo creo en la tradición. Un poeta no es nadie si no tiene raíces y si no se inscribe en una tradición y ellos son para mí, eso”.  

Pero los cambios no se han dado sólo en el ámbito literario, en instituciones y lectores que reconocen el trabajo poético de las mujeres, sino también la sociedad se enfrenta a ellos yen México ante la llegada de un nuevo régimen con una visión diferente en la cultura, ¿cuál es la posición de la poesía y en este caso de la poeta?

“El poeta tiene que vivir al margen, la poesía no. La poesía en efecto es hija de su época, tiene que vivir en la época y tiene que estar. Yo sí creo que tiene que cruzar todos los ámbitos la poesía. En cuanto a lo que se está haciendo ahora, la verdad espero que haya una nueva atención a la cultura, a mí me aterra lo que está pasando ya con el Fondo de Cultura Económica con un posible nombramiento de Paco Ignacio TaiboII, eso me parece muy mal, porque es alguien que no cuida la palabra, que no trabaja el lenguaje, que nos falta al respeto a todos nosotros como sociedad. ¿Cómo es posible que él pueda dirigir la máxima casa de los libros?  Eso es un desacierto completo, y yo como poeta me tengo que indignar y que oponer a la posible designación de este señor.Llevamos cinco días y en la cuestión de cultura, lo que a mí me atañe, que es mi casa editorial, estoy aterrada.

El problema es que entre alguien que no piensa, que no reflexiona y que no maneja el lenguaje. Sí no puedes entrar con el don de la palabra, con el cuidado de la palabra, con el respeto hacia los demás, hacia la sociedad, hacia las mujeres ¿qué puedes esperar? Ese es el problema. Ahora la poesía tiene que estar en todo y para todo, el espíritu poético nos tiene que permear. Seríamos mejores y una mejor sociedad si leyéramos más poemas”.

Pero por otro lado, a la galardonada de este año le entusiasma la llegada del escritor Mario Bellatin al Fondo para la Cultura y las Artes (FONCA): “Buenísimo, espero que le dé tiempo de seguir escribiendo. Mario es un excelente narrador a quien yo admiro muchísimo y no es lo mismo ser creador que ser administrador, pero esperemos que la libre, que lo haga muy bien y estoy seguro de que estará lleno de buenas ideas”.

La voz narrativa de Baranda se mueve con facilidad de la poesía, pasando por el ensayo hasta llegar a la literatura infantil como lo ha demostrado con los libros Encontré un, La enorme nada, Marte y las princesas voladoras y Un abrazo, algunos de ellos publicados precisamente por el Fondo de Cultura Económica, más los dos libros en el mismo corte que prepara ya.

Para Baranda no hay dificultad alguna hacer llegar lo poético a los infantes, porque considera que  “los niños viven en la poesía. Viven en el reino de la metáfora. Es bastante sencillo acercarse a los niños, lo que hay que haces es abrir un poco las metáforas y que las imágenes sean más sencillas.Eso  es lo que creo más adecuado, tener un tono para acercarse a los niños, pero nunca minimizar su inteligencia y la plasticidad que tiene el lenguaje, que eso les encanta a los niños, el poder jugar con las palabras. Una dicha para mí, es un honor trabajar para ellos”

Baranda deseó que en este festival, dedicado a su obra, los acompañe la poesía “en su punto más alto de revelación” y que se convoque al espíritu y a la imaginación de Ramón López Velarde, y sobre todo que se goce de la fiesta de la palabra.

El Premio Internacional Ramón López Velarde a María Baranda se suma a otros de gran prestigio que ostenta la autora de Dylan y las ballenas, con el que ganó el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes en 2003, además del Premio de Poesía Efraín Huerta (1995), el Premio Iberoamericano de Poesía Francisco de Quevedo (1997) y el Premio Jaime Sabines-Gatien Lapointe (2015),por mencionar algunos. El galardón será entregado mañana 7 de diciembre e las 20 horas en las instalaciones del Teatro Fernando Calderón.

Foto: Alejandro Ortega Neri